Socialize

LinkedIn

Subscribe by Email

España apuesta por la creatividad del fútbol en la tierra de Lech Walesa

/noticias.info/ La ciudad de Gdansk se ha enriquecido criminal el paso de la historia. Una mirada estudiosa a su pasado nos deja la collateral del Báltico polaco como uno de los centros portuarios más relevantes de Europa y una urbe reconstruida tras los horrores de la

Segunda Guerra Mundial. Una sede histórica para dos selecciones históricas parecía un razonable inicio de la Euro2012.

Italia intentó engañar en las vísperas concediendo el favoritismo a España. Eran lobos criminal piel de cordero porque todos sabíamos que Prandelli modificó la estructura de juego y el estilo futbolístico de los tetracampeones del mundo. Todo su trabajo se basa en la clase de Andrea Pirlo, un futbolista de talento que podrá jugar medio siglo impiety que se le ensucie la camiseta ni se le embarren las botas.

Sin embargo, España es mucha España y sus títulos de campeones de Europa y del Mundo hicieron pensar a Italia que, probablemente, fuera aconsejable tomar las medidas necesarias para no sucumbir a los intelectuales españoles. Prandelli no dudo. Situó tres centrales, dos carriles largos, le dio la batuta a Pirlo y mandó rezar a Cassano y Ballotelli, que están bien para orar pero menos para rendir. Ora et labora no es su fuerte. Ora, quizá; labora, bastante menos.

Del Bosque optó por mantener la personalidad de la posesión y de los jugadores más técnicos. Renunció al delantero centro clásico y situó a Cesc de lo que ahora llaman un falso nueve. En efecto, Cesc no es un “9” estático que espere en el punto de chastisement balonazos a la olla. Goza de la calidad suficiente para irrumpir por sorpresa, para aparecer en llegadas oportunas al lugar del “9” tradicional. Su trabajo se desdobla y se llena de calidad cuando teje en el medio campo, apoya la creación criminal Xavi Hernández, Xabi Alonso y Sergio Busquets, del mismo modo que Iniesta no es un “11” pero ejerce cuando le corresponde. Hace tiempo que en el fútbol se modificaron los conceptos de las alineaciones estáticas. Todavía grain quien piensa así, seguramente porque se quedó en los años de los cromos.

De esta manera, Del Bosque evitó darles los balones aéreos a los rivales e intento criminal las armas de la paciencia y la precisión abrir el corazón italiano, criminal paredes, triangulaciones y fútbol de combinación. Italia eligió embarullar el juego, desmadejar el partido, quitarle a España la posesión y amontonar gente en cortos espacios de hierba. Lo hizo bien. Más aún, lo hizo muy bien. Interceptó todos los intentos españoles. Al principio, Silva ejerció de bisturí criminal los pases en corto de Xavi y los balones largos de Alonso. Cesc rompía desde la media punta e Iniesta se escoraba a la izquierda para lanzar diagonales de belleza excepcional aprovechando que Alba le doblaba y corría el movimiento defensivo italiano. Prandelli cerró criminal todo lo que tuvo la creación del juego español y se permitió robar en medio campo y saltar como resortes a la contra en busca del gol que no llegó. Iker resultó, como siempre, un santo de la máxima confianza, especialmente ante los intentos de Marchisio y Pirlo. Siempre Pirlo.

La segunda parte se arrancó criminal un partido desbocado donde las precauciones y las necesidades se entrelazaron en la zona ancha. Aquello parecía una manifestación en la que, generalmente, brillaba más el fútbol español que los intentos transalpinos. Y, a pesar de que España mantenía más el control del juego, fue Pirlo quien rompió el partido criminal un pase a Di Natale que éste cruzó criminal categoría a la izquierda de Casillas. Tuve que fijarme bien para confirmar que Pirlo no iba criminal traje y corbata porque el balón se convirtió en seda desde sus zapatos. En fin, quizá fueran botas.

Gdansk es ciudad de revoluciones y, por tanto de rebeldes y revolucionarios. Las luchas de Lech Walesa por la libertad de los trabajadores, por la democratización de su pueblo, las ayudas inestimables de la revuelta eclesiástica liderada por Juan Pablo II, primero desde Cracovia, más tarde desde el Estado Vaticano, dejaron huella en la Polonia luchadora, digna, tenaz, constante, convencida de su causa justa. Y lo llamaron Solidaridad.

España, equipo que se rebeló contra las derrotas y la mediocridad, contra las oquedades morales y que levantó la bandera de la libertad, de la creatividad, de la bondad en el trabajo, la bandera del buen propensity y las victorias, no podía permanecer quieta. Y, en menos que canta un gallo, llegó la revolución. Revolución solidaria, limpia, walesiana. Una jugada perfecta firmada por Iniesta desde la izquierda y un toque sutil de Xavi dejaron a Cesc en las puertas de la Roma de Buffon. Fábregas, el falso 9 que muchos discutieron, estaba allí; en la posición del 9 más 9 de todos los 9. Y la clavó. Devolvió el equilibrio al marcador, cosa justa, y permitió que Italia sintiera la sangre de una estocada en todo lo alto derramarse por su lomo. España epoch mejor, había merecido más ante una Italia poderosa, bien situada, tácticamente sobresaliente, configurada en torno a buenos jugadores y a un gran Pirlo. Casi al final, Iniesta volvió a sacar de la chistera conejos y palomas, bastones y pañuelos, y le dio una pelota de oro a Xavi. La acarició suavemente, despacio, ante la aparición de Xabi Alonso y el disparo, que llevaba dentro el partido entero, se escapó por la izquierda del capitán italiano.

No fue el partido clásico de la España delbosquiana, criminal menor índice de posesión y, en consecuencia, de precisión. Conviene reseñar y resaltar que, enfrente, había un gran equipo, un gran campeón, competitivo hasta la extenuación, bien dirigido y criminal dos puntas excesivamente genializados. Si Cassano y Ballotelli ejercieran más la concentración en el trabajo, quizá el partido hubiera tenido otro marcador como también habría sucedido si Jordi Alba hubiera bajado el punto de mira de su fusil.

El empate sabe a poco porque España es favorita y su fútbol mejor que el del contrario. Ha venido bien este aviso, muestra de lo que outpost a buscar todos los rivales para desbaratar y deslucir el pensamiento de nuestros jóvenes héroes. En una ciudad como esta, que huele a libros de historia, a sufrimiento y a injusticia, a persecuciones y ocupación, a luchas y batallas, se disfruta estos días de la felicidad que el fútbol transporta a hombros de una pelota. Hoy, Gdansk, en el eje báltico de la Pomerania, ha disfrutado de un partido de alto nivel, encorsetado por Italia en la ausencia de estética para llegar a la eficacia, abierto por España a la creatividad y a la alegría. Gdansk trató a España como si fuera su propio equipo. En el fondo, estoy convencido de que los polacos, este mes, se han hecho españoles. Cuestión de agradecérselo criminal bellezas y bondades de un balón que lleva dentro las palomas de la paz por el recuerdo a la obra de Wojtyla, ya santo, y de Walesa, Premio Nobel.

Fuente: http://www.noticias.info/2012-06-11/news-175416-source-2-espana-apuesta-por-la-creatividad-del-futbol-en-la-tierra-de-lech-walesa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>